Salarios del 2010 al 2023 perdieron 50% de su poder adquisitivo

CRISIS.- El economista Joshua Bellott Sáenz asegura que la crisis que vive el país no se puede esconder y sólo por mostrar una evidencia, dijo que los salarios del año 2010 al presente han perdido un 50% de su poder adquisitivo

Prescindir del dólar en cualquier economía es prácticamente imposible, más en el caso boliviano, dado que la escasa actividad empresarial boliviana depende de productos fabricados en el exterior, asegura el economista Joshua Bellot en respuesta a las aseveraciones del Presidente Luis Arce que aseguró que pronto Bolivia dejará de usar el dólar.

El 80% de las importaciones del país, está constituida por insumos, bienes intermedios y bienes de capital. Por otro lado, el rezago tecnológico de Bolivia hace que dependamos para el consumo de bienes tecnológicos que no estamos en la capacidad de producir. Para todo esto se requieren dólares, explicó .

LA NEGACION DEL PRESIDENTE

“Respecto a la “casi” negación de crisis por parte del presidente: La economía boliviana atraviesa en la actualidad un deterioro de varios indicadores económicos que se refleja especialmente en la escasez de dólares en la economía. El efecto directo de la escasez de dólares fue la aparición de una brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo (de mercado), que se situó en los últimos días en alrededor de 7,6 Bs por dólar, lo cual genera subida de precios que no necesariamente es recogida por el IPC”, indicó.

SALARIOS HAN PERDIDO 50 % PODER ADQUISITIVO DESDE EL 2010

Bellott  dice que la inflación medida por el Deflactor Implícito del PIB, muestra que desde el 2010, la inflación en Bolivia habría sobrepasado el 70%, y la realidad muestra que los salarios para el 2023 han perdido el 50% de su poder adquisitivo, respecto al mismo año. O sea, hoy en día compramos la mitad de lo que comprábamos el 2010.

Por otro lado, la inflación de Alimentos y Bebidas importados entre 2023 y 2022 alcanzó una variación positiva de 7,3% y entre 2023 y 2021, esta misma inflación habría aumentado en un 50,7%. Por lo tanto, la inflación reportada por el gobierno es “mentirosa”, añade.

CRISIS SE EVIDENCIA EN LA IMPORTACIÓN DE CARBURANTES

Otro de los efectos evidentes de la crisis actual es la escasez de hidrocarburos. “Bolivia importa el 80% del diésel que requieren sus mercados, y el 50% de la gasolina (incluyendo la mezcla con alcohol. Esto debido a la caída de producción de nuestros campos, pero también al excesivo contrabando y utilización ilícita de estos hidrocarburos baratos (subsidiados). Si comparamos la importación de hidrocarburos entre 2019 y 2023, resulta que la misma se habría duplicado, en cantidad y en valor; y por supuesto, estamos seguros que el parque automotor no se duplicó en 3 años”, aseguró.

El economistas en una entrevista exclusiva con El Mundo, señaló que en ese sentido, Bolivia enfrenta un alto riesgo de desestabilización con una crisis actual que ya afecta, especialmente a las familias más pobres. Una elevada deuda pública, RIN por el suelo, riesgo país y posibilidad de quiebra muy elevados, exportaciones a la baja, desabastecimiento de hidrocarburos, escasez de dólares, empleo muy precario e informal, precios de la canasta básica en subida, y lo peor, sin posibilidades de recuperar, por problemas estructurales y debido a un modelo económico y político, agotado.

Source Marcelo Huanca Dorado