FRENO . Los cercos y bloqueos jugaron en contra de la economía al impedir su crecimiento.

Señalan que el crecimiento económico no fue suficiente

EVALUACIÓN . El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) señala que Bolivia terminará el año con un crecimiento económico que no es suficiente para generar más empleos y combatir la pobreza. Aseguran que la proyección de crecimiento era de 5,1%, pero no rebasará el 3%.

FRENO . Los cercos y bloqueos jugaron en contra de la economía al impedir su crecimiento.

La economía boliviana creció en 2022, pero no lo suficiente. Así lo entiende el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), a la hora de hacer una evaluación.

Demetrio Soruco, presidente del IBCE, señala que este año la economía boliviana no alcanzará el crecimiento económico proyectado de 5,1%, tan solo podría llegar a 2% o quizás 3%.

Los paros, bloqueos y cercos han hecho mella en la economía, por eso el crecimiento insuficiente. Ese 2% o 3% es considerado insuficiente para generar más empleos y combatir la pobreza.

Soruco hace recuerdo que el año pasado el crecimiento económico fue de 6,1%, insuficiente para superar la caída del 8,7% en 2020 debido a la pandemia del coronavirus.

Sin embargo, no la buena noticia es que por segundo año consecutivo se registra un superávit comercial, vale decir que las exportaciones superaron a las importaciones.

Hasta octubre el valor de las exportaciones era $us 11.632 millones, valor que ya supera a lo exportó en los 12 meses de 2021.

El incremento de las exportaciones no impidió la caída en las reservas internacionales netas (RIN). Según el Gobierno actualmente las reservas bordean los $us 4.000 millones.

Hasta octubre las exportaciones no tradicionales significan 30% del total. Con casi $us 3.500 millones, superan ya todos sus registros de gestiones completas por el gran desempeño de las agroexportaciones.

RECOMENDACIONES

Con el fin de alcanzar crecimientos económicos más satisfactorios, el IBCE sugiere que se generen estímulos para una mayor sustitución competitiva de las importaciones, con una mayor compra de biotanol por parte de YPFB a la industria sucroalcoholera.

El IBCE también aconseja al Gobierno permitir al sector privado producir biodiesel y así se aliente la siembra masiva de cultivos que pueden servir como insumos.

A decir de Soruco, el 2023 se pinta complicado debido a la alta inflación mundial, la subida de tasas de interés y la amenaza de la recesión.  Añadió que para avanzar en una agenda conjunta con el sector productivo, el Gobierno debe dar luz verde al uso de la biotecnología.

- Advertisement -

Fuente Ronald Pérez
También podría gustarte