Sentencia a 12 y 20 años de cárcel para dos sujetos por violación

CASOS. Dos sujetos en las poblaciones de Ivirgarzama y Qillacollo fueron sentenciados a 12 y 20 años de cárcel por los delitos de violación a menores de 12 y 15 años. El primero caso cometido contra su cuñada y el segundo contra su hijastra.

En Cochabamba dos sujetos en Ivirgarzama y Quillacollo fueron sentenciados a prisión por delito de violación hacia menores de edad de 12 y 15 años en diferentes circunstancias.

En el primer caso, el Tribunal de Sentencia Penal N° 1 de Ivirgarzama dictó condena de 20 años de presidio a cumplir en el penal de El Abra, para  Luis C.C.R., de 25 años de edad, es autor del delito de Violación de Infante, Niña, Niño o Adolescente cometido en contra de su cuñada de 12 años.

El Fiscal de Materia asignado al caso, Marcelino Salazar señaló que el hecho se registró en una vivienda del municipio de Puerto Villarroel, el mes de junio de 2021, cuando la niña fue al baño de su casa en horas de la noche, en ese momento fue interceptada por su cuñado Luis, quien procedió a violarla, después de algunos minutos, la esposa del sujeto y hermana de la víctima lo llamo, por ello, él se vistió rápidamente y amenazó a la menor para que no cuente a nadie lo ocurrido.

Después del hecho, la víctima volvió a su cuarto y se encerró, al día siguiente fue al colegio y contó todo a su compañera de curso, quien comunicó la agresión a su profesora y ella se contactó con la madre de la menor para que acuda a la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia y se promueva la denuncia ante el Ministerio Público para la investigación correspondiente.

En el segundo caso, en audiencia de juicio oral el Juzgado de Sentencia en lo Penal N° 1 de Quillacollo dictó condena de 12 años de presidio que deberá cumplir en el penal de San Pablo de Quillacollo, para Freddy B.G., de 46 años de edad, por el delito de Abuso Sexual cometido en contra de su hijastra de 15 años.

El Fiscal Litigador, Jair Mérida, señaló que el hecho se produjo en una vivienda del municipio de Quillacollo, en mayo de 2018, cuando la adolescente vivía con su madre, sus hermanos menores y su padrastro, ellos compartían dos camas que estaban juntas para descansar, hecho que era aprovechado por Freddy, quien en horas de la noche se acostaba a lado de su hijastra para realizarse toques en sus partes íntimas y sacarle fotografías.

A pesar que la víctima contó a su madre lo sucedido, ella no le creyó. En diciembre de ese año la progenitora falleció y la adolescente cayó en depresión e intentó suicidarse, por lo que se fue a vivir a casa de sus parientes maternos.

En septiembre de 2019, volvió a la casa de su padrastro por sus hermanos menores, pero volvió a ser abusada sexualmente, por lo que se armó de valor y denunció el hecho a la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia, al poco tiempo el agresor fue aprehendido.

Source Patricia Canido Aroni