Sombrío panorama para sector productivo por falta de dólares

COSTOS.- La escasez de dólares se refleja un permanente incremento del tipo de cambio que ahora excede con holgura los  8  bolivianos por dólar, tiene un alto impacto en el sector agropecuario de Santa Cruz.

El economista y ex secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación de Santa Cruz, Luis Alberto Alpire, asegura que la escasez de dólares y su alto costo en el mercado negro generan graves problemas al sector agropecuario, que depende de la importación de insumos y maquinaria. A ello hay que sumar que la campaña de verano 2023-2024 sufre problemas de sequía que tendrán un impacto negativo en la producción.

Alpire recordó que las Reservas Internacionales Netas (RIN) alcanzaron su pico más alto el 10 de noviembre de 2014 con $us 15.558 millones y, si contrastamos con el último dato oficial emitido por el Banco Central de Bolivia en la audiencia pública de rendición de cuentas 2023, el pasado jueves 15 de febrero, se ratifica una disminución en el orden del 91%, toda vez que el saldo obtenido a diciembre del año 2023 fue de $us 1.709 millones.

La acumulación de reservas internacionales es el resultado de las transacciones que un país realiza con el exterior. Cuando los ingresos son mayores que los egresos, aumentan las RIN; caso contrario, se presenta una disminución de las mismas. Precisamente este último escenario es el que se presentó en la gestión pasada, donde las exportaciones cayeron $us 2.800 millones en relación al año 2022, asestando un duro golpe a la economía, dado que las ventas al exterior son una de las mejores alternativas para recibir y/o inyectar divisas al circuito económico.

Actualmente, la baja disponibilidad de dólares es evidente, reflejándose en un aumento constante del tipo de cambio que ahora excede con holgura los Bs. 8 por cada dólar, correspondiendo, por lo tanto, encarar medidas urgentes para incrementar la oferta de dólares en Bolivia.

URGEN MEDIDAS URGENTES PARA EVITAR EL COLAPSO DE LA ECONOMÍA

En ese sentido, el Estado debe propiciar las siguientes medidas prioritarias para impulsar al sector productivo: eliminar los cupos de exportación, garantizar la seguridad jurídica de las inversiones en el campo, regularizar los eventos transgénicos que se usan irregularmente en los cultivos, no solo de soya, sino también de maíz y algodón, validándolos tras un proceso de adaptación al ecosistema productivo nacional. Descartando en la práctica la propuesta del Gobierno Nacional de producir biotecnología propia, porque posterga a largo plazo contar con esta imprescindible tecnología, por lo menos en 15 años y a un altísimo costo aproximado de $us 100 millones, para generar un gen útil de acuerdo a nuestra realidad.

Asimismo, otras medidas como la lucha contra el contrabando, los bloqueos que impiden la producción, la provisión de combustible, etc., deberán abordarse en una gran concertación con el Gobierno y los sectores productivos para conciliar el mejor escenario, no solo de producción, sino también de exportación y generación de divisas.

Source Marcelo Huanca Dorado