Subvención a los carburantes está cada vez más insostenible

INSOSTENIBLE.- El transporte sindicalizado advierte que levantar la subvención a los carburantes puede generar  grave convulsión social como en el  2010. Platean libre importación de diésel para desahogar la economía del estado.

Ante la recurrencia de la escasez de carburantes, especialmente diésel, ha surgido un fuerte debate sobre la solución a este problema de gran impacto en la economía nacional

El toque de alerta lo dio el presidente Luis Arce, quien en la posesión de la nueva canciller se refirió al peso que significa para el Estado mantener la subvención de los hidrocarburos y al “precio descomunal” que paga el país por los carburantes.

Anualmente, Bolivia eroga $us 3 mil millones para comprar diésel y gasolina que el país no produce, y este monto está en aumento debido al crecimiento de las actividades económicas. El Estado tiene cada vez mayores problemas para atender esta demanda.

LIBERACIÓN DE IMPORTACIONES

El experto en hidrocarburos, José Padilla, ha vuelto a proponer la liberación de la importación de carburantes, sugiriendo que el sector privado asuma esa responsabilidad por cuenta propia. Padilla destaca experiencias exitosas, como la mina San Cristóbal, que importa su propio carburante para sus operaciones, como modelo a seguir para otros sectores.

Padilla hizo hincapié en la importancia de que el Estado continúe subvencionando el transporte público y el transporte pesado para evitar un impacto negativo en la economía nacional.

NUEVA LEY DE HIDROCARBUROS

El experto señala que la solución a largo plazo es una nueva Ley de Hidrocarburos que atraiga inversiones para encontrar nuevos campos que no solo tengan gas, sino también petróleo. Expresó que la Asamblea Plurinacional tiene responsabilidad porque no ha trabajado en la elaboración de una nueva ley de hidrocarburos, lo que ha llevado a una situación estructural no resuelta.

TRANSPORTE EN ALERTA

Lucio Gómez, secretario ejecutivo de los choferes de Bolivia, manifestó en conferencia de prensa ayer que levantar la subvención puede ocasionar una crisis social como la que se tuvo en 2010, durante el Gobierno de Evo Morales, que dio marcha atrás en esa intención tras protestas sociales.

Es importante recordar que en el mes de mayo del presente año, al asumir su mandato, el presidente del IBCE, Alan Camhi, propuso la libre importación de carburantes o dejar que el sector productivo genere su propio biodiésel, propuesta que no tuvo eco y el déficit de carburantes se profundiza día a día.

Source Marcelo Huanca Dorado