Sugieren a embarazadas evitar el café por autismo en bebés

Los científicos advierten a las mujeres que no beban demasiado café durante el embarazo después de descubrir que la cafeína puede aumentar el riesgo de autismo en sus hijos.

Los resultados de una investigación apuntan que los roedores que recibieron una cantidad de cafeína comparable a la que ingiere una mujer embarazada promedio tuvieron bebés que mostraron algunos signos característicos de autismo.

Los investigadores creen que causa cambios en la función cerebral en el útero que provocan una mala comunicación entre las células nerviosas, dando lugar a los síntomas del autismo.

Los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas limiten su consumo de cafeína a unos 200 mg/día, aproximadamente dos tazas de café.

Las ratas recién nacidas que nacieron de padres que consumían cafeína y siguieron una dieta rica en grasas tenían un riesgo aún mayor de sufrir síntomas similares al autismo.

Los investigadores detrás del estudio procedieron de la Universidad de Wuhan en China. El estudio destacó los factores de riesgo que aumentan el consumo de cafeína y una dieta rica en grasas para el diagnóstico de autismo, “enfatizando la importancia de evitar factores ambientales adversos durante el embarazo y después del nacimiento”.

Los hallazgos se suman a varios estudios que muestran que las mujeres embarazadas que beben cafeína tienen más probabilidades de dar a luz a bebés más pequeños.

Y dado que algunas mujeres beben más de 300 mg de cafeína al día, el informe sugiere que cada vez más bebés mostrarán signos de autismo a menos que las mujeres embarazadas la reduzcan.

Se estima que uno de cada 36 niños en los Estados Unidos es diagnosticado con TEA, generalmente alrededor de los cuatro años.

En el estudio, los especialistas se propusieron investigar cómo una dieta rica en grasas y alimentos procesados después del nacimiento combinada con cafeína en el útero provocaría síntomas de autismo.

Dividieron a las ratas preñadas en dos grupos: uno expuesto al equivalente a una taza y media y el otro grupo que recibió un placebo.

Se realizaron pruebas de comportamiento para identificar comportamientos similares a los del TEA en los hijos, incluidas pruebas de interacción social y desafíos de memoria.

También realizaron pruebas fisiológicas para determinar la composición del microbioma y la actividad cerebral. Las ratas expuestas a la cafeína en el útero tenían más probabilidades de mostrar signos de autismo, como disfunción social y razonamiento espacial deficiente, después de nacer.

Se cree que la cafeína interrumpe el progreso del desarrollo, mientras que una dieta alta aumenta la inflamación y los desequilibrios de las bacterias intestinales, los cuales se cree que aumentan las probabilidades de que un niño presente signos de autismo.

Luego, después del nacimiento, los descendientes se dividieron en grupos según su dieta: algunos recibieron una dieta estándar y otros recibieron una dieta alta en grasas que siguen muchos estadounidenses.

Esta clasificación permitió a los investigadores examinar cómo tanto la exposición prenatal a la cafeína como los patrones dietéticos posnatales influyeron juntos en la probabilidad de exhibir comportamientos parecidos al autismo.

La cafeína es un estimulante que puede elevar la presión arterial. En el cerebro fetal, la cafeína puede interferir con el desarrollo normal de los circuitos neuronales y los sistemas de neurotransmisores, que son cruciales para diversas funciones cognitivas y conductuales.

Incluso una ingesta mínima de cafeína durante el embarazo puede alterar los patrones de sueño y movimiento de su bebé en las últimas etapas de la gestación.

Es importante tener en cuenta que debido a que la cafeína actúa como estimulante, podría afectar su capacidad para dormir y la de su bebé.

El Dr. Dan Xu, autor del estudio y profesor de ciencias farmacéuticas en la Universidad de Wuhan, dijo: “Encontramos que las ratas macho expuestas a ambientes prenatales adversos exhibieron comportamientos autistas, pero tanto las ratas macho como las hembras mostraron comportamientos típicos del autismo después de ser alimentadas con una dieta alta en grasas después del parto”.

Source El Universo