Suman cerca de 30 investigados por el golpe de Estado fallido

INVESTIGACIÓN . A una semana del supuesto intento de golpe de Estado, suman 30 las personas investigadas, la mayoría militares. El principal investigado es el excomandante Juan José Zúñiga, quien reveló que todo lo que hizo fue por orden del presidente Luis Arce para levantar su imagen.

Alrededor de 30 personas, entre civiles y militares, son investigados por el golpe de Estado fallido del pasado 26 de junio de 2024, informó el fiscal Franklin Alborta.

“Debemos hacer hincapié de manera generalizada, que es un caso bastante complejo. De manera preliminar informar que son más de 30 personas las que se encuentran ya formalmente en este proceso de investigación”, informó el fiscal.

Entre ellos está el comandante del grupo de élite F10 de las Fuerzas Armadas, Vladimir Lupa Salamanca, quien fue aprehendido la tarde del lunes en Cochabamba y ahora está en celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz, presentando su declaración informativa ante la comisión de fiscales.

Alborta remarcó que, desde la Fiscalía y la Policía Boliviana, se realizan los esfuerzos para tener la mayor cantidad de elementos probatorios en la etapa de investigación.

“Se está recopilando bastante información que se está procesando, se está analizando, tiene que seguir ese conducto de análisis. Oportunamente y de manera responsable también va a ser informada”, añadió.

Entre los investigados están militares del servicio pasivo y activo, y un civil. Se trata del excomandante del Ejército Juan José Zúñiga, el excomandante de la Armada, Juan Arnez, y de la FAB, Marcelo Zegarra, entre otros. Los dos primeros ya cumplen detención preventiva y el tercero detención domiciliaria.

En total, suman 22 aprehendidos. 10 se encuentran encarcelados, 11 con detención domiciliaria y 1 (Lupa) espera su audiencia cautelar.

Zúñiga es identificado como el principal involucrado en la intentona golpista frenada a pocas horas de su ejecución. Los presuntos golpistas movilizaron militares fuertemente armados y tanquetas con ametralladoras en la plaza Murillo, centro del poder político de Bolivia.

Source El Mundo/Oxígeno.bo