Suspenden para hoy audiencia de ciberestafa por falta de intérprete

PROCESO. La audiencia cautelar de los 10 acusados en el caso conocido como ciberextorsión fue trasladada para hoy, debido a que no estaba presenta un traductor, para el ciudadano de origen chino implicado en el proceso. Según informes la red operaba desde Bolivia, extorsionando a ciudadanos de Perú, Ecuador, Chile y México.

La audiencia de medidas cautelares prevista para ayer en el caso de los diez aprehendidos por presunta participación en un caso de cobros en líneas denominado “cibextorsión”, fue suspendida para hoy debido a la falta de un intérprete para uno de los acusados de nacionalidad china.

Entre los involucrados se encuentran cinco ciudadanos bolivianos e igual número de extranjeros, quienes según el informe oficial operaban una red dedicada a extorsionar a personas en el extranjero mediante préstamos rápidos denominados “gota a gota”.

”Hay un ciudadano de origen asiático, quien tiene derecho a un intérprete conforme lo establece la ley”, manifestó uno de los fiscales que está a cargo de la investigación.

La Fiscalía solicitará 180 días de detención preventiva para los cinco bolivianos y cinco extranjeros acusados por enriquecimiento ilícito con afectación al Estado. “En este caso tenemos los suficientes elementos de convicción para sostener la probabilidad de autoría en los delitos imputados”, manifestó el fiscal.

Por estrategia, la autoridad evitó brindar más detalles sobre la investigación que llevan adelante, aunque adelantó que el sábado, cuando se realice la audiencia cautelar, darán a conocer ante el juez más detalles de este caso.

Los cargos que enfrentan los aprehendidos incluyen delitos de enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado y favorecimiento al enriquecimiento ilícito. Según las investigaciones de la policía la red operaba desde Bolivia, extorsionando a ciudadanos en Perú, Ecuador, Chile y México, mientras que los miembros que extorsionaban a bolivianos lo hacían desde territorio ecuatoriano. 

El caso fue conocido el miércoles, cuando la Policía allanó un edificio en el segundo anillo y avenida San Martín, Equipetrol. En principio se informó que se trataba de un caso de ciberestafas; sin embargo, a medida que avanzó la investigación se explicó que se trataba de una ‘ciberextorsión’, pues la red exigía pagos a personas que supuestamente habían contraído préstamos. En caso de no honrar las deudas se amenaza incluso con la muerte.

Source Patricia Canido Aroni