Ucrania y Rusia buscan fin al conflicto antes del invierno

El frío extremo y el hielo que hicieron fracasar a Napoleón y a Hitler cuando se encaminaban a conquistar Moscú, ahora puede ser nuevamente el factor determinante en esta invasión de Rusia a Ucrania. Los franceses lo bautizaron como el “General Invierno”, comienza en noviembre y termina a fines de marzo. Las llanuras del este ucraniano no sólo se congelan, sino que hacen casi imposible el transporte fuera de las rutas principales.

Para Ucrania también es una carrera para avanzar antes de que las democracias occidentales se cansen de entregarle ayuda militar y económica. Para Rusia, es una lucha por mantener frescas y moralmente fuertes a las pocas tropas que le quedan después de cinco meses de marchas y contramarchas.

Vladimir Putin, el hombre que lanzó esta guerra, dijo la semana pasada que “todavía no vieron nada, esto aún no comenzó”. Estaba eufórico después del único triunfo que puede esgrimir, el control total de la provincia ucraniana de Luhansk tras la toma de la ciudad de Lisichansk, la última que estaba en manos del gobierno de Kyiv. Era un paso en su objetivo máximo en este momento que es el de quedarse con la rica región industrial y carbonífera del Donbás.

También podría gustarte