Un hombre mata a golpes a su expareja tras una discusión

FEMINICIDIO . Una mujer de 30 años fue asesinada con brutales golpes que le quebraron las costillas y terminaron incrustándose en su corazón e hígado. El hecho ocurrió en Riberalta, cuando el agresor estaba consumiendo bebidas alcohólicas y luego discutió con su expareja.

Una mujer de 30 años es la nueva víctima de feminicidio, esta vez a manos de su expareja que la golpeó hasta quebrarle las costillas. La víctima es Mónica S. y su expareja Wilber M., de 38 años, fue aprehendido como responsable del hecho.

El fiscal asignado al caso, Jhefferson Balboa, informó que el hecho ocurrió en el municipio de Riberalta, Beni, el 18 de mayo en la madrugada. En una vivienda el agresor estaba consumiendo bebidas alcohólicas con sus amigos, luego se queda solo con Mónica S. con quien comienza una discusión con desenlace fatal.

La mujer sufrió cortes en la ceja derecha y brutales golpes en el abdomen que le quebraron las costillas. Una de las costillas atravesó su corazón y otra el hígado.

Tras la agresión, la mujer fue dejada en la cama y tapada con una frazada. Horas después la madre de la víctima denunció el hecho en instancias policiales que puso a conocimiento del Ministerio Público.

Según la autopsia realizada a la víctima, la causa del fallecimiento fue un shock hipovolémico hemorrágico, es decir que murió desangrada.

La madre de la víctima maldijo a la expareja de su hija y pidió a las autoridades que se haga justicia. Añadió que ella siempre tenía peleas con su yerno porque siempre la botaba a su hija de la casa, además que era mezquino con su hija y sus nietos.

Ella se enteró de la muerte de su hija primero porque su exyerno llamó primero a su madre para decirle que Mónica estaba desmayada y después le avisan a ella cuando estaba saliendo de la iglesia.

Grande fue la impresión de la progenitora de Mónica al ver su hija desnuda en la cama, morada y con signos de haber sido bañada.

La víctima ya no vivía con Wilber M., pero según su madre, el 16 de mayo el sujeto fue a pedirle que vaya con el junto a sus hijos porque les iba a comprar abrigo. La afligida madre nunca más volvió a ver con vida a su hija. Son tres niños los que han quedado en la orfandad a consecuencia de este feminicidio.

Source Ronald Pérez