Un millar de cisternas bolivianos retenidos en países vecinos

SECRETO.- Ni las empresas subcontratadas, ni la contratista YPFB explican la causa de la retención de un millar de cisternas bolivianas en Paraguay, Argentina, Chile y Perú desde hace más de 20 días.

La trágica noticia de la muerte de un quinto chofer de camión cisterna boliviano en San Antonio, Paraguay, ha conmocionado a la comunidad. El líder de la Federación de Transporte Pesado de Santa Cruz, Cesar Mancilla, confirmó la identidad del conductor, Cesar J., de 63 años, cuyos restos fueron hallados dentro del vehículo mientras esperaba para cargar combustible.

La situación ha dejado al descubierto una serie de problemas y desafíos que enfrentan los conductores de cisternas en la región. Mancilla lamentó la falta de claridad por parte de las empresas y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB),  sobre la naturaleza de la relación laboral, señalando que muchos conductores son subcontratados y enfrentan dificultades para obtener información precisa y oportuna sobre sus tareas.

DESESPERACIÓN E IMPOTENCIA DE LOS CONDUCTORES SE AGRAVA

La desesperación y la impotencia de los conductores se agravan por las altas temperaturas que azotan la zona, alcanzando los 45-48 grados Celsius en Paraguay. La falta de atención médica adecuada y la incertidumbre sobre la situación económica agravan la situación.

Según Mancilla, alrededor de 500 cisternas están varadas en Paraguay, otras 300 en la Argentina y un número menor en Chile y Perú.

CARGARON COMBUSTIBLE A LOS CISTERNAS PERO NO HAY LA DOCUMENTACIÓN

En el caso de Paraguay por la fuerte presión se logró cargar de combustible a algunos cisternas, pero no puede salir del vecinos país  por falta de documentación de la carga

El problema parece tener raíces económicas, con la reducción en la distribución de combustible en Santa Cruz como indicador de dificultades financieras. La falta de autorización para transportar combustible desde otros países alimenta las sospechas de que la crisis es de índole monetaria, expresó Mancilla.

En este contexto, la federación de transporte pesado de Santa Cruz busca respuestas y soluciones para sus afiliados, representando los intereses de los conductores de cisternas en la región. Sin embargo, la falta de información clara y la complejidad de la situación plantean un desafío considerable.

La muerte del conductor Cesar J. destaca las precarias condiciones en las que operan los transportistas de cisternas en la región, señalando la necesidad urgente de medidas para abordar esta crisis.