Una semilla transgénica no resolverá los problemas de productividad

El investigador Miguel Ángel Crespo sostiene que la crisis de la producción agrícola no se resolverá únicamente mediante el uso de semillas transgénicas. Argumenta que las causas subyacentes del problema son multifacéticas, desde el manejo del suelo hasta la deforestación diaria, que afecta directamente a la agricultura. Los incendios forestales son otro factor que ha reducido nuestra capacidad productiva. Explica que la solicitud del gobierno y otras similares para el uso de semillas modificadas genéticamente no abordan realmente el problema central.

Crespo enfatiza que la productividad agrícola y la calidad del suelo no dependen necesariamente de semillas transgénicas, sino de otros factores como la adecuada gestión de la luz, la sombra y el clima. Menciona que entre 2019 y 2022 se han deforestado aproximadamente 22 millones de hectáreas, lo que ha tenido un impacto significativo en el entorno. Esta deforestación masiva está cobrando su precio, manifestándose en sequías prolongadas y fuertes lluvias que afectan la agricultura y causan desbordamientos de ríos.

El investigador hace hincapié en que, si bien el fenómeno del Niño y la Niña pueden influir en un 30% de los problemas climáticos, el 70% restante es responsabilidad de la actividad humana, incluidos los sectores agrícolas y el Estado, que permiten y promueven la deforestación y los incendios forestales. Esta falta de medidas adecuadas está contribuyendo al deterioro ambiental y agrícola del país.