Víctima de ciberestafa por QR pide devolución de Bs 99.800

DESESPERACIÓN . Una de las 400 víctimas de la banda de estafas digitales pidió al ministro Eduardo Del Castillo que la ayude a recuperar los Bs 99.800 que perdió con engaños. Señaló que al principio depositaba montos mínimos y sí obtenía ganancias. Los depósitos los hacía por QR.

Entre lágrimas una víctima de la banda de ciberestafadores denunció que con engaños le robaron Bs 99.800 mediante depósitos que hizo por QR. Ella apareció el fin de semana en el Palacio de Justicia, en la audiencia donde enviaron a Palmasola a 3 de los 10 integrantes de la banda que operaba desde la Villa Primero de Mayo y la cárcel.

“A mi contactaron por vía WhatsApp donde me iban a pagar ciertas comisiones por hacer ciertos tipos de tareas. Al comienzo obviamente me hacían ganar, me depositaban las ganancias”, afirmó la mujer.

Los estafadores pedían a la víctima transferencias pequeñas por QR y luego de forma paulatina iban aumentando el monto, desde Bs 100, Bs 1.000, Bs 3.500, Bs 17.000 y así sucesivamente.

Llegó el día que le pidieron que deposite Bs 92.000, entonces ya la mujer sospechó que podía ser una estafa. Ante esto los delincuentes le advirtieron que si no depositaba ese monto de dinero podía perder todo lo que ya había invertido, es decir Bs 99.800.

Según la víctima, las personas a las que depositó el dinero sí existen, esto por información obtenida de los bancos.

“A mí me afectó bastante, yo he vivido acá (en la ciudad) más de 10 años y he tenido que volver a mi provincia porque no tenía los recursos. Yo pido consideración o que por lo menos hagan algo, que el ministro nos ayude porque somos bastantes personas afectadas”, expresó la víctima que tiene entre 30 y 40 años y que prefirió mantener en reserva su identidad.

Se conoce que la banda de 10 ciberestafadores, seis operaban desde Palmasola y hoy se prevé que se realice su audiencia cautelar penal.

La anterior semana la Policía informó que son al menos 400 las víctimas de esta banda de estafas digitales.

Source Ronald Pérez